Nosotros decidimos

Armando Mayorga | amayorga@nacion.com

Se embarrialó la campaña electoral… Una vez más, es más de lo mismo; es decir, ataques, insultos, dimes y diretes. ¿Sabe por qué? Porque los partidos políticos nos ven, a los ticos, como tontos electores.

Nos creen, para empezar, incapaces de comprender ideas de fondo, de discernir entre un plan de gobierno realizable y uno demagógico… Entonces, por ello, los candidatos (usted sabe cuáles porque no tiene un pelo de tonto) nos recetan mensajes de campaña hechos de acuerdo con la imagen que tienen de nosotros; es decir, nos ven como “electores light ”; entiéndase, escasos de neuronas.

Así es como esta campaña está carente de promesas y planes de gobierno realizables. En su lugar, predomina la demagogia, el ataque personal, el denigrarse unos a otros. Esta campaña electoral ha sido un show para provocar risas y burlas antes que causar una discusión sobre cuál ofrece las mejores cualidades personales, de equipo y acciones de gobierno.

Hasta en eso, en acciones de gobierno, ninguno se diferencia. Todos han prometido atacar la inseguridad, pero nadie ha dicho claramente cómo lograrlo. Una cosa es el discurso político y otra concretarlo. Los candidatos se han quedado en la hablada popular, en ofrecer una declaratoria de emergencia, más policías, más “mano dura”, cuando solo un ingenuo sabe que es una falacia.

La solución es más integral y ninguno ha esbozado un plan. ¿Sabe por qué? Porque ni ellos mismos lo tienen claro.

Otro punto: Ahora casi todos los candidatos ofrecen su “ liderazgo” para lograr cambios y dar soluciones, pero, si se mira su pasado como legisladores –casi todos han pasado por la Asamblea Legislativa–, ese “liderazgo” está más que en duda.

Vale la pena preguntarse: ¿Qué grandes aportes y liderazgo demostraron desde el Congreso para impulsar las reformas o los proyectos de ley prioritarios para el país? ¿Alguien recuerda a alguno que haya descollado por su ímpetu para conducir hacia el cambio? Yo no.

Ante esas carencias de liderazgo, la campaña política se ha desviado de lo esencial. Cajita blanca para los que esperábamos una “campaña de altura”.

No obstante, faltan pocos días para las elecciones y ahí es donde veremos si la receta de dar show antes que ideas les fue útil. Los electores somos los que vamos a decidir si queremos otra campaña light o una que respete nuestra inteligencia.

http://www.nacion.com/ln_ee/2010/enero/08/opinion2217935.html

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: