El cambio lo haremos nosotros

Manuel Obregón — Pianista

Ante la interesante discusión, condenando o defendiendo mi participación, como músico, en la actual campaña política, quisiera aportar y compartir algunas ideas a este foro espontáneo.

Ante todo, creo que los ciudadanos, en una democracia, deberíamos participar siempre, colaborando en los procesos electorales según sus distintas capacidades y formando grupos para aumentar libertades, derechos y oportunidades. En lo particular, hago lo posible por ser consecuente con estos postulados, dentro y fuera de nuestro país, a través de la música, que es mi profesión. Y esto lo hago con vocación y toda sinceridad.

En este mismo país que heredé democrático y sin ejército, aprendí a tocar piano, a componer música y a darme cuenta de que eran mis herramientas para generar cambios, que podía pensar diferente y ser respetado; también aprendí a respetar a los que no piensan como yo porque ellos podrían tener una dosis mayor de verdad.

No soy especialista en la ciencia política, pero por mi experiencia sé que el cambio lo generamos nosotros mismos con acciones concretas. El poder que tiene cada uno para construir no lo generara ningún partido político; por lo tanto, ejerzo los derechos en mi condición de ciudadano y de persona preocupada por la cultura y la ecología de mi país, basado en la solidez de un sistema político que todos deberíamos defender apasionadamente.

No me adhiero ciegamente al Partido Liberación Nacional ni soy defensor a ultranza del actual Gobierno, pero pienso que la democracia costarricense, en gran medida, es producto del pensamiento y de las preocupaciones de quienes lo fundaron.

Critico públicamente lo negativo del Gobierno y manifiesto mi oposición a ciertas medidas como el TLC, la tala ilegal de los bosques, la minería a cielo abierto o las violaciones a los derechos de los músicos; precisamente por eso he tomado medidas en estos y muchos otros casos; pero eso no quiere decir que tenga que olvidar los grandes logros como la abolición del ejército, la fundación de los parques nacionales, los derechos y las grandes conquistas sociales que son el fundamento de la paz y de la armonía de todos los costarricenses.

Considero que tanto deber tienen de participar en la vida política de la democracia, los trabajadores, como los maestros; los artistas como los filósofos. Defender los intereses de la patria no es cierto que solo pueden hacerlo los que tienen un oficio o una profesión.

En esa defensa, valen tanto la pala como el pico; la palabra en el aula como las finas cuerdas de un violín; el pensamiento razonado del filósofo como las teclas blancas y negras de un piano puestas al servicio de los mejores intereses de la humanidad. Y en esos intereses, la democracia tiene un lugar de preferencia universal.

http://www.nacion.com/ln_ee/2010/enero/26/opinion2238824.html

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: